Al-Rajhi: Donde dije digo, digo Diego

El piloto saudí, conocido por su velocidad sobre la pista, también lo es por su facilidad para tomar decisiones. Sin embargo, hasta las buenas virtudes pueden jugarte una mala pasada en el Dakar

Esta cuarta etapa entre Jujuy y Tupiza no iba en absoluto como él quería. Lejos de su nivel acostumbrado, extenuado por la altitud y superado por los giros de los acontecimientos durante la carrera, Al-Rajhi, undécimo de la general en 2016, decidió que se acabó lo que se daba: al llegar al CP1, se lio la manta a la cabeza, anunció su abandono y puso rumbo hacia Tupiza sin más miramientos. La organización lo incluyó en la lista oficial de abandonos y punto y final para su Dakar 2017. Ahora bien, la noche todo lo cura y, tras consultarlo con la almohada, nuestro exparticipante descubre al despertarse que aún le quedan ganas de vérselas con sus rivales y, en caso necesario, con los elementos, por lo que, echando mano de un punto del reglamento que garantiza la posibilidad de revocar una decisión un día después de tomarla, Al-Rajhi toma la salida de la etapa entre Tupiza y Oruro. Un breve momento de comunión con la carrera que le permitió terminar 13º en la etapa, justo antes de que se confirmara, esta vez sin recurso posible, que la carrera se acababa para él en Oruro.