Un DAKAR a cara o cruz

Todd Smith se enteró de que correría el Dakar quince días antes de la salida. Al quedar una plaza vacante en el Duust Ream Rally, el australiano se jugó su participación a cara o cruz con su hermano. Y ganó él, claro está

Al frente del equipo Honda Off-Road Australia, Todd Smith comparte su pasión por conducir con su hermano Jake. Los dos defienden los colores de su equipo, el Smith Brothers Racing. Todd ya hizo sus pinitos en el Dakar en 2013, pero a mediados de diciembre llegó una propuesta del Duust Rally Team, que acababa de perder a uno de sus pilotos a escasos días de que diera comienzo la trigésimo novena edición del Dakar. «Mi hermano y yo teníamos patrocinadores para aceptar la oferta», comenta Todd, «pero faltaba saber quién iría de los dos. Nos lo jugamos a cara o cruz y gané yo». Tras desembarcar en Paraguay a marchas forzadas para subirse a la 450 KTM del equipo polaco, Todd se adaptó en seguida a esta moto austriaca. Pese a los veinte minutos de penalización al comienzo del rally por haberse saltado un way point, el australiano llegaba a Oruro en décimo séptima posición de la clasificación general. Al llegar décimo quinto en la quinta etapa, Todd Smith se muestra muy contento a pesar de que las duras condiciones meteorológicas han provocado que se cancelase la etapa entre Oruro y La Paz. «La navegación es más complicada que en mi último Dakar, pero el terreno en Bolivia es magnífico», comenta el miembro de la familia Smith más afortunado en el juego. «Se va rápido, es todo muy técnico y los paisajes son fantásticos».