VAN A JUGAR CON LOS GRANDES

82 de los vehículos esperados para tomar la salida, es decir un 25% del total, serán pilotados por novatos en el Dakar. En la edición 2016, los “novatos” destacaron y se adjudicaron puestos de honor, así como victorias de especial, como Kevin Benavides, Antoine Meo (motos), Sébastien Loeb o Mikko Hirvonen (autos). ¿Quiénes tomarán el relevo en 2017?

Estrenarse en el Dakar significa de por sí alcanzar una meta e iniciar una nueva ruta en el mundo todoterreno. En ocasiones, al término de la aventura los “novatos” se convierten en estrellas. En la edición 2017, la lista de candidatos para lograr dicha hazaña es larga.

En “El Cid” del autor francés Corneille, el joven Rodrigo dice “El valor no entiende de número de años”. Aunque esta frase no es aplicable a muchos ámbitos, le sienta como un guante al Dakar, en el que a menudo jóvenes recién llegados logran plantar cara a veteranos de renombre. En este sentido, el año 2016 resultó ser una buena cosecha, con un Top 10 en el que se colaron 5 recién llegados en la categoría motos (Benavides, Van Beveren, Meo, Brabec y Monleon) y 3 se habrían un hueco entre la élite de la prueba en autos (Hirvonen, Loeb, Hunt). Aunque todavía está por ver si la promoción de 2017 logrará alcanzar el mismo nivel, no son pocos los jóvenes talentos que llegan con grandes ambiciones. En dos ruedas, encontramos a Iván Ramírez al que le precede una gran reputación a sus tan solo 23 años. El mexicano ganaba su inscripción en la prueba en el Sonora Rally, al imponerse en el Dakar Challenge, sumando a continuación un prometedor 14º puesto en el Rally de Marruecos. Adam Tomiczeck, recién salido del mundo del enduro, conseguía a su vez un 17º puesto en Marruecos hace tan solo unas semanas y, a sus 22 años, cuenta con todas las bazas para tomar el relevo de Jakub Przygonski en el seno del clan polaco. Gonçalo Reis representa otra posible amenaza a los asiduos al podio. Se trata de un piloto que cuenta en su haber con varios títulos de campeón de enduro en Portugal, país donde el mundo del todoterreno se muestra especialmente fértil (Faria, Gonçalves, Rodrigues…). Sin embargo, también podría dar la sorpresa el último diamante en bruto argentino, Franco Caimi, seleccionado por el Dakar Challenge en el Desafío Ruta 40, y que intentará hacer olvidar el abandono de Kevin Benavides, emulando al máximo a su héroe.

En autos, Khalid Al Qassimi tiene el listón muy alto para su primera participación en el Dakar: se sentará al volante del Peugeot DKR 2008 que se impuso el año pasado… conducido por Stéphane Peterhansel. Con un vehículo así y su gran recital en los rallies de Marruecos y de Abu Dhabi (7º), no hay que quitarle ojo a este piloto de los Emiratos Árabes. Bryce Menzies, armado hasta los dientes con su Mini John Cooper Works Rally, también podría dar guerra, sobre todo teniendo en cuenta sus antecedentes en las Bajas americanas. En la carrera por fichar a los futuros protagonistas, Toyota se ha centrado en el filón sudafricano y cuenta en su equipo con Conrad Rautenbach, piloto de Zambia, dos veces campeón de rally en África y bien conocido por los aficionados al Campeonato Mundial de Rally. Nicolás Fuchs también ha ganado sus galones en las pistas de rally tradicionales. Este piloto peruano, campeón del mundo del WRC-2 en la temporada 2013, inicia una transición dura, pero emocionante. Y apunta muy alto.

Para la mayoría de los “novatos”, el gran objetivo sigue siendo cruzar la meta final… un desafío que conseguirá más de la mitad de los pilotos, según las estadísticas habituales. Para el francés Gregory Morat, el inglés Kurt Burroughs, el brasileño Richard Fliter (motos), la boliviana Suany Martínez (quads), el argentino Carlos Salom (autos) o el chino Li Dongsheng (SSV), el gran momento será la emoción de llegar a Buenos Aires después de finalizar una aventura de 9000 kilómetros.